Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» TODO POR TU AMOR
Sáb Abr 25, 2015 11:54 pm por Houl

» * LUCHANDO POR ALCANZAR TUS MAS LOCOS SUEÑOS *
Sáb Abr 25, 2015 11:52 pm por Houl

» *POR SIEMPRE JUNTOS*
Sáb Abr 25, 2015 11:43 pm por Houl

» TODO CAMBIO DESDE QUE TE CONOCÍ
Sáb Abr 25, 2015 11:29 pm por Houl

» POR SIEMPRE JUNTOS
Sáb Abr 18, 2015 11:29 am por Houl

» LUCHANDO POR ALCANZAR TUS MAS LOCOS SUEÑOS
Mar Mar 31, 2015 7:13 pm por Houl

» TODO POR TU AMOR
Mar Mar 24, 2015 4:48 pm por Houl

Actualizaciones de FanFics, Noticias~ Y más!
K-Poper conectados ;3
K-Popers´s flags~
Calendario
Clock!!
Like en facebook~
Follow me
Instagram
Nuestros usuarios!~
Afiliados~


Botón de afiliados~
Código de afiliación^^

POR SIEMPRE JUNTOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

POR SIEMPRE JUNTOS

Mensaje por Houl el Miér Mar 18, 2015 4:32 pm

Autor@: Houl
Advertencia: Ninguna
Capítulos: Indefinido
Genero: Romance, Comedia y Drama
Sinopsis:
Tú eres una joven de 20 años, muy fanática del Kpop. Por razones del destino llegaras al país de tus oppas favoritos. Desde entonces tu vida estará llena de sorpresas jamás imaginadas. En el cual recordaras tu pasado. Y donde vivirás experiencias y aventuras emocionantes junto a personas con las que siempre has soñado en tus más locos sueños.
Por__Houl

Houl
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ

Mensajes : 32
Puntos : 48
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: POR SIEMPRE JUNTOS

Mensaje por Houl el Jue Mar 19, 2015 4:37 pm

CAPITULO 1: Todo como un dulce sueño.
Ese día en un crudo invierno naciste tú. Desde temprano se podía ver la alegría que causaste en tus padres, ellos se encontraban más que contentos. Cuando llegaste del hospital hacia tu casa junto con tus padres todo era amor y alegría, era como estar en un perfecto sueño. Así fue como pasaron los meses, hasta que llego tu primer cumpleaños. Tu abuela junto con tu tía de parte de papá, vinieron a vivir a la casa de tu padre. Al llegar a tu casa tus padres los acogieron gentilmente haciéndolos sentir en casa. La familia de tu padre pertenecía a la alta sociedad la cual poseía una tremenda fortuna en toda Corea. Mientras que tu madre era de una familia humilde que yacía en un país de Latinoamérica. Ellos se conocieron en un hermoso Tours que se dio en el país de tu madre, donde tu padre era uno de los extranjeros que se encontraba en dicho Tours y justamente por la belleza de la suerte y el magnífico amor de Dios tu madre era la que guiaba aquel Tours. Fue así que el amor se dio entre ellos, juntos lucharon por su amor hasta llegar a casarse y vivir felices juntos. Pero no todo en la vida es justo, la familia de tu padre siempre estuvo en contra de su amor. Pero a pesar de eso ellos lograron formar una amorosa y feliz familia. Para tu primer cumpleaños tus papas habían planeado salir en familia a divertirse y pasar juntos un día inolvidable, pero tu abuela se puso en desacuerdo queriendo así organizar una grande fiesta a última hora. Después de una larga discusión tu papá se salió con la suya, así empezaron con su paseo yendo primero a una heladería a compartir, de ahí se encaminaron hacia un parque a divertirse mientras se tomaban muchas fotos como una feliz familia. Cuando se estaban decidiendo por ir al zoológico, apareció tu abuela junto a tu tía, tus padres al verlos se quedaron sorprendidos, mas luego sonrieron contentos esperanzados en ser aceptados por ellas. Tu tía se acercó hacia tu madre que te tenía a ti entre sus brazos. Y pidió que la dejaran cargarte, a la cual tu madre acepto gustosa entregándote a ella. Cuando ella te sostuvo entre sus brazos, les dijo que iban a ir las dos solas de compras, para así tomarse una linda foto la familia entera. Al principio tu padre la miro desconfiando no le gustaba la idea de separarse de ti, pero tras la insistencia de tu madre el acepto, ya que tu mamá ansiaba llevarse en armonía con la familia de tu padre. Entonces tu tía junto contigo se subió a un auto para llevarte a cierto lugar había quedado con ellos en volver en media hora. Aquel auto en el que iban se estaciono frente a una plaza, bajando contigo se condujo hacia esa plaza solitaria, dejándote en medio de la plaza, se retiró de ahí haciendo una llamada por su celular-
-Tía- Ya la deje donde acordamos ustedes encárguense del resto háganla desaparecer. Entendido- Exclamo sin piedad alguna, colgando su celular lo guardo en su cartera, mientras sonreía con malicia.
Luego encaminándose hacia la avenida tomando un taxi se marchó de ahí, a los pocos minutos una pareja con su pequeño hijo se encontraban pasando cerca de la plaza, aquel pequeño jugaba con su pelota nueva que le había regalado su padre, de repente en un descuido el pequeño hizo escapar la pelota de sus manos, esta se condujo hasta la banca del parque, el pequeño corrió al encuentro y se quedó asombrado al encontrarte ahí durmiendo en esa banca del parque, a escasos segundos se oyó el grito de su padre que lo llamaba, el niño pateó su pelota hacia la esquina donde les esperaban sus padres. Cuando escucho que un auto se estacionaba, vio bajar de este a sujetos vestidos de negro que daban una sensación de miedo, sí, ellos eran los hombres que habían sido contratados por tu tía para llevarte lejos de sus vidas, ellos se aproximaban más y más hacia esa banca donde te encontrabas tú.
Continuara…

Houl
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ

Mensajes : 32
Puntos : 48
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: POR SIEMPRE JUNTOS

Mensaje por Houl el Sáb Mar 21, 2015 4:25 pm

CAPITULO 2: Nuestro encuentro.
Cuando escucho que un auto se estacionaba, vio bajar de este a sujetos vestidos de negro que daban una sensación de miedo, sí, ellos eran los hombres que habían sido contratados por tu tía para llevarte lejos de sus vidas, ellos se aproximaban más y más hacia esa banca donde te encontrabas tú. Aquel pequeño sin pensarlo dos veces te tomo entre sus brazos, sujetándote bien escapo contigo lo más rápido que pudo. Los tipos al notar lo ocurrido gritaron- Alto…!- El pequeño salió a la vereda a toda prisa entrando rápido al taxi en el cual sus padres lo habían estado esperando- Vámonos…! Exclamo desesperado, oyendo eso el chofer arranco yéndose de aquel parque solitario. Sus padres lo miraron asombrados- Pero que…?, de donde sacaste a esa bebe?- Dijo su padre sorprendido, el niño aun te sostenía en sus brazos mientras que tu llorabas por todo el ruido que habías escuchado minutos antes, razón por el cual habías despertado. Tratando de mecerte en sus brazos el pequeño intento callar tu llanto a la vez que decía- Oh linda bebe no llores siii?. Vamos muéstrame una linda sonrisa...; Appa la encontré en la banca del parque así que ahora ella es mía, yo la cuidare bien!-Exclamo feliz mirando a sus padres, al oírlo ambos trataron de no reír, frunciendo sus cejas dijo su padre.
-Padre- Ay este niño…Que estás diciendo, eres muy pequeño para cuidar de ella. Y también nosotros no podemos quedarnos con esta bebe. Vamos a avisar a la policía, así podremos encontrar a los familiares- Exclamo seriamente su padre, al oírlo el pequeño formo un puchero en sus labios al tiempo que sus ojitos se le humedecían llenándose de lágrimas, comenzando estas a descender por sus mejillas. Su mamá al verlo se acercó al pequeño para que darle un cálido beso en la frente diciendo después.
-Mamá- Kyu, pequeño entiende si…De seguro sus familiares la están buscando. No debemos separarla de su familia, o a ti te gustaría que te separen de nosotros?- Movió la cabeza negativamente el pequeño comprendiendo las palabras dichas por su madre tratando de tranquilizarse, su madre al observarlo más calmado al niño, sonriente le dijo- Dame a la bebe si?. Yo la hare calmar mira como llora la pobre. Eres muy pequeño para que la cargues. Yo la arrullare en mis brazos- Extendió sus brazos al exclamar aquello, esperando a que el niño se la entregase, este asintiendo con la cabeza te aproximó a los brazos de su madre, ella sosteniéndote bien calmo tu llanto meciéndote en sus brazos. Mientras el padre del pequeño besaba la cabecita de su hijo, rodeándole con sus brazos lo cargo sobre sus muslos, dirigiendo su mirada a la ventana pudo divisar que justo pasaban por una estación de policía viendo al conductor le informo rápidamente que iban hacer su parada ahí.
-Padre- Por favor déjenos aquí señor. Cariño vayamos a avisar a la policía sobre el caso de esta bebe- Dijo mirando a su esposa, dicho esto se bajaron del taxi encaminándose a la estación de policía entrando después al lugar se dirigieron a la oficina del jefe de policías. Una vez dentro los padres del pequeño saludaron muy amablemente , realizando así una venia de respeto, reincorporándose después ambos a su anterior posición, el padre del niño exclamo- Venimos a informarles que hayamos una pequeñita perdida, queremos que por favor den información acerca de esto, para que podamos encontrar a los familiares de la bebe. Hasta dar con el paradero de los padres la tendremos bajo nuestro cuidado- Dijo amablemente estas palabras, mientras que el jefe de policías asentía comprendiendo todo y dando su aprobación a la petición del padre de familia. Contentos los padres del pequeño agradecieron, realizando la costumbre venia de agradecimiento, saliendo posteriormente se fueron de la estación de policías rumbo a su casa tomando asi nuevamente un taxi, se fueron a descansar.
*Horas antes*
Después de haberte dejado en ese solitario lugar, tu tía regreso al encuentro con tus padres, por medio de un taxi el cual fue testigo de su disfraz de inocencia para ocultar su verdad, echándose así a los ojos unas gotas de una sustancia que te provoca el llanto, cubriendo con estas su maldad. Bajando después del taxi se encamino toda desesperada y preocupada hacia tus padres y abuela contando otra versión.
-Tía- Ayúdenme!, unos maleantes me atacaron, me-e quitaron mi cartera, ay pero eso no importa ahora, ellos, ellos se llevaron a-a la be-ebe…-Minutos antes ella había regresado a su casa para ocultar sus pertenencias y presentarse sin objeto alguno ante la presencia de tus padres. El cielo se derrumbó para ellos al escuchar esas palabras, que eran como puñaladas que atravesaban sus corazones. Al tratar de asimilar lo que ocurría tu padre sintió que el aire le faltaba respiro profundo reiteradas veces, mientras que tu madre derramaba incontables lagrimas por sus ojitos llenos de desesperación- Esto no puede estar pasando, no puede ser!- Exclamo tu papá alterado- No, no pueden llevarse a mi pequeña. Tengo que encontrarla, no descansare hasta encontrarla- Dijo tu padre muy desesperado, a lo que tu madre agrego con sus ojitos llorosos.
-Madre- Amor debemos informar también a la policía, va- Antes de que termine la frase fue interrumpida por tu tía.
-Tía- No se preocupen por eso yo me hare cargo de llamar a la policía, si?. También quiero ayudar a encontrarla- Exclamo falsamente con una carita de preocupación, rápidamente de una forma insistente comento tu abuela.
-Abuela- Si hijo, nosotros también queremos encontrar a la bebe, lo más pronto posible a nuestra pequeñita- Estando de acuerdo tu padre asintió con la cabeza, sintiendo por primera vez el apoyo de su familia, muy agradecido tu papá dijo.
-Padre- No saben cómo aprecio su cariño y apoyo en este momento. Gracias…estaré esperando noticias, cualquier cosa me llaman si, nosotros también las llamaremos. En qué lugar se llevaron a la bebe?- Pregunto mirando atentamente a tu tía, ella al instante contesto indicando el lugar equivocado, tu madre al percatarse de todo el apoyo que siempre espero por parte de ellas, agradeció desde lo más profundo de su corazón con una venia de agradecimiento a la vez que decía- Muchas gracias!, en verdad se los agradezco mucho…-Retornando a su anterior posición se encamino con tu padre hacia su auto para empezar a buscarte. Como unos locos buscaron por todos los lugares que recorrieron, hasta que el cielo oscureció, haciéndose de noche. La desesperación y dolor se apodero de sus corazones, tu madre no dejaba de llorar, en todo el camino tu papá se había contenido de llorar por no desesperar más a tu mamá, pero el dolor de no saber nada de ti le gano, cayendo así de rodillas al suelo por sus mejillas comenzaron a resbalar lagrimas que escapaban de sus ojos- No aguanto más…-Dijo susurrando tu padre; llenándose de fuerza y esperanza tu madre se agacho a la altura de tu papá a la vez que exclamaba.
-Madre- Amor debemos ser fuertes y más que todo tener fe en Dios, el no dejara que pase esto, yo confió en que el la traerá de vuelta, ya verás que así será…- Esas palabras de fortaleza que su corazón necesitaba escuchar lo impulso a pararse para continuar buscándote junto a tu mamá, pero algo los detuvo ese instante vieron aparecer a un policía que caminaba rumbo a un restaurante que estaba justo en frente de donde se encontraban tu padres y gracias al amor de Dios el policía que habían visto tus padres era precisamente el jefe de policías que sabía de tu paradero. Al verlo tu madre se afano para ir a preguntarle animando a tu papá para que fueran, negándose este la detuvo diciendo.
-Padre- Espera mi hermana y mamá ya fueron a preguntar a los policías y aún no hemos tenido noticias suyas. Sera mejor seguir buscando por nuestra cuenta amor- Exclamo decidido tu papá, de pronto ese rato su celular sonó, el rápidamente contestó.
*En otro lugar, minutos antes*
Mientras tus padres te buscaban desesperadamente, en otro lugar ocurría una celebración, toda sonrientes tu tía y abuela se encontraban brindando por tu desaparición. Una llamada que había recibido tu tía borro las sonrisas que tenían reflejadas en sus rostros.
*Llamada*
-Voz- Señora paso un suceso inesperado, un chiquillo nos ganó la partida, él se llevó a la bebe ahora no sabemos dónde se la llevo.
-Tía- Como fue que paso!. Malditos incompetentes!. Ya verán!- Exclamo sobresaltada empuñando la diestra golpeo la mesa con fuerza- Maldita sea!- Dijo extremadamente renegada, su madre la vio sorprendida diciendo- Hija que sucedió?, cálmate…-Ella aun furiosa exclamo- No me pidas que me calme mamá!. Esos!, esos!, estúpidos!, fallaron con el plan. Ahora no sabemos dónde está. Debo pensar…, debo pensar!- Se puso muy pensativa dirigiendo su mirada al suelo, mas luego una sonrisa maliciosa se dibujó en su rostro, alzando después su vista hacia su madre dijo.
-Tía-Ya sé, les daré una falsa información para que dejen de buscarla así no corremos con el riesgo de que la encuentren. En ese lapso de tiempo hare hasta lo imposible para encontrarla o impedir que ellos la encuentren. Le llamare ahora mismo- Rápidamente marco el número de tu papá esperando que este contestara.
*Llamada*
-Tía- Hermano por fin tenemos noticias de la bebe. Los policías nos informaron que tienen datos de que atraparon a una traficantes de niños, ellos dijeron que vendieron a la bebe a unas personas, lo malo es que esas personas se fueron de viaje trataron de impedir el vuelo pero ya era tarde, ya se habían ido, ahora la policía está investigando sobre el caso. Vengan a casa si?, a descansar, les hará bien descansar.
-Padre- Estas segura que es mi hijita esa bebe?- Dijo desesperado.
-Tía- Es lo más probable, mañana iré a identificar a los criminales hoy no pude porque mamá se puso mal con todo esto, estoy cuidando de ella ahora. Ya vengan a descansar si?-Exclamo insistentemente.
-Padre- Gracias por todo hermanita. Mmm bueno- Indecisamente respondió a lo último.
*Fin de la llamada*
Al colgar su celular se quedó pensativo por saber que ocurría tu mamá preguntó.
-Madre- Cariño que paso?, que te dijeron?- Espero atenta a que el respondiera, tu padre le conto todo lo ocurrido. Por unos momentos se quedaban preocupados, cuando vieron salir del restaurante al policía con su pedido yéndose, ese instante tu mamá se afano nuevamente para ir a preguntar al policía diciendo.
-Madre- Amor, vamos a preguntarle a ese policía- Exclamo apresurada pero tu padre se negó sosteniendo del brazo a la vez que decía- Espera…
Continuara

Houl
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ

Mensajes : 32
Puntos : 48
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: POR SIEMPRE JUNTOS

Mensaje por Houl el Dom Mar 22, 2015 10:50 am

CAPITULO 3: Nunca te dejare ir…
-Madre- Amor, vamos a preguntarle a ese policía- Exclamo apresurada pero tu padre se negó sosteniendo del brazo a la vez que decía- Espera…-Viendo su reacción tu madre dijo desesperadamente- ¡¿Esperar?! Dime como estas tan seguro que la niña que asegura tu hermana es nuestra hijita. Yo no pienso rendirme hasta encontrarla, no descansare…-Pronuncio con lágrimas en los ojos.
-Padre- Cariño lo siento, puse mis esperanzas en confiar en que aquella niña puede ser nuestra pequeñita. Perdóname ¿sí? Vamos a preguntarle a ese policía- Dijo posando sus manos en las mejillas de su esposa, a lo cual ella asintió con calidez llenando su corazón de esperanza y una grandiosa fe. A los pocos segundos empezaron a correr juntos en dirección aquel hombre con uniforme que yacía a cierta distancia, estando detrás de este apresurado tu padre le toco el hombro con la diestra a la vez que pronunciaba- Disculpe…-Habiendo escuchado el oficial giro la cabeza exaltado- Cielos…En verdad que me asusto señor-Al concluir lo dicho dejo escapar un leve suspiro entre sus labios- ¿Si? Dígame… ¿En qué puedo ayudarlo?-Respondió con cierta gentileza.
-Padre- Ciento haberlo alarmado. Pero realmente estamos desesperados por encontrar a nuestra hijita. Hemos buscado por todos los lugares posibles, pero no la encontramos en ninguna parte. Vera…ella fue raptada por unos hombres no sabemos cómo dar con esos criminales. Por favor ayúdennos a encontrarla, nosotros no desistiremos hasta tenerla a nuestro lado otra vez-Exclamo decidido-
Habiendo escuchado las palabras dichas por tu padre, el policía asintió pensativo, ya que recordó que momentos antes una familia había encontrado una niña pequeña, ese momento se le ilumino la mente a lo que entusiasmado comento.
-Policía- Entiendo señor no se preocupe, nosotros estamos para servirle. Y vaya coincidencia hace unos momentos una familia hayo una niña pequeña, la cual la están teniendo bajo su cuidado hasta que demos con los responsables de la niña. No sé si usted tiene una foto de la pequeña, yo puedo reconocer si es esa chiquita que encontraron- Dijo atentamente esperando su respuesta.
Al haber escuchado esa noticia una gran sonrisa pintada de esperanza se reflejó en los rostros de tus padres, asintiendo tu madre saco rápidamente una foto de su cartera, mostrando animada al policía- Ella es nuestra hijita…-Poniendo fe en que el policía te reconozca. El policía teniendo frente a sus ojos la foto la miro por unos instantes afirmando sonriente dijo- Si! Es la niña…Me alegro mucho por ustedes, déjenme decirles…felicidades…! Han encontrado a su linda hijita, ya pueden estar tranquilos. Vengan conmigo les daré la dirección de la casa donde se encuentra ella- Comento con una sonrisa amable. Tus padres agradecieron varias veces a Dios- Muchas gracias! Dios, muchas gracias! Dios- No podían estar más contentos, sus ojos brillaban de tanta felicidad, después de darse un fuerte abrazo siguieron al policía muy sonrientes le agradecieron por la ayuda realizando a la vez una venia- Gracias…! por su ayuda señor oficial-Gentilmente expresaron su gratitud.
Finalmente habían llegado a la estación de policías, se mostraron dichosos y ansiosos a la vez, mientras que el oficial les conducía hasta su oficina manteniendo siempre una gran simpatía- Pasen por aquí por favor…-Exclamo indicando el lugar a tus padres, ellos gustosamente accedieron entrando a dicho sitio, estando todos dentro el policía los invito a que descansaran en los asientos que tenía frente a su escritorio- Pueden sentarse mientras esperan, demorare solo unos minutos- Ellos aceptaron agradecidos, entretanto aguardaban ansiosamente.
-Policía- Muy bien veamos…Aquí esta- Pronuncio al encontrar la dirección indicada en su cuaderno de asuntos importantes, anotando después sobre un papel les entrego amablemente a la vez que decía- Bueno les deseo mucha suerte, espero que lleguen bien a casa. Como bien ya saben estamos para servirles. Que pasen buena noche- Concluyo sus palabras con una cálida sonrisa en su rostro. Felices tus padres nuevamente expresaron su gratitud con una correspondiente venia- Muchas gracias…igualmente que tenga éxito en sus funciones- Dicho salieron contentos rumbo a tu anhelado encuentro.
*HORAS ANTES*
Después de haber salido de la estación de policías, los padres del pequeño se condujeron hasta su casa, bajando del taxi entraron a su hogar satisfechos por haber compartido una linda tarde juntos, pues ese día era una fecha especial para ellos, ya que era el cumpleaños de su único y adorado hijo. Habían pasado momentos esplendidos en familia, después de todo lo ocurrido llegaron finalmente a casa a descansar, para pasar una buena noche los padres del niño decidieron dormir junto a ti para evitar que te pasé algo, así pues la mamá del pequeño se dirigió a la cocina a preparar leche con avena, mientras que tu seguías dormida en los brazos del padre de familia, que se encontraba en aquel cómodo sofá junto con su pequeño al lado, ambos contemplaban tu inocente y tranquilo sueño- Tan linda pequeñita- Dijo el padre con una tierna sonrisa en sus labios, a lo que el niño agrego- Es muy muy…linda Appa, puede quedarse para siempre prometo yo cuidar de ella hasta el fin…de los tiempos- Exclamo con una sonrisa radiante, su padre al oírlo no pudo evitar reír con ganas- Jajajaja…hay mi peque tu aun eres muy joven para hacerte responsable de una bebe, pero haber veremos qué pasa, desde ahora estarás a prueba. De acuerdo?- Miro atentamente a su querido hijo el cuál sonriendo emocionado asintió contento- Ya verás que te sorprenderé Appa, palabra de niño grande!-Pronuncio en voz alta, mientras su madre que había escuchado lo último que dijo su adorado hijo, dejaba la bandeja con tazones de leche con avenas sobre la mesa- ¿ Qué acabas de prometer? ¿Eh…?-Sonrió curiosa a la vez que le hacía cosquillas con sus dedos a su hijito, a lo que el respondía con unas sinceras carcajadas- Ajajajaa…Omma…jajajaja-Viendo esa escena su padre los acompañaba con una gran sonrisa, por todo el ruido que causaban tu despertaste alarmada de un profundo sueño viendo esos rostros desconocidos que te rodeaban, distrajiste la hermosa escena con tu llanto. Ellos se quedaron en silencio al ver que llorabas por el alboroto que había hecho, ese instante la mamá del niño tomo de la bandeja uno de los tazones de avena, junto con una cucharilla que lo sujetaba con la diestra- No llores…bebe, debes tener hambre, vamos come te gustara mucho- Se mostró sonriente a la vez que te alcanzaba en una cuchara aquel delicioso alimento, esperando así a que te animaras a comer, el pequeño hijo viendo que aún no te afanabas a comer, salto ese rato de su puesto parándose frente a ti exclamo- Linda hermanita vamos…abre la boca gran…de como los cocodrilos, mira así como yo!- Muy animado aquel pequeño abrió su boca lo más grande que pudo aguardando a que lo imitaras, al contemplarlo de esa forma te pareció gracioso, ante tal acto una sincera sonrisa se mostró en tu inocente rostro. Los ojos de aquel pequeño brillaron de felicidad al ver que correspondías a sus gestos, a lo cual los padres del niño solo sonreían honestamente sorprendidos, tras la ayuda del pequeño hijo habías terminado de alimentarte de tan exquisita leche con avena, pero tras sentir una fuertes ganas de sumergirte en un sueño ligero la nostalgia se apodero de tu pequeño corazón, debido a que acostumbrabas dormir junto a tus padres, un inmenso de inapagable necesidad por tus queridos papás hizo que expelieran lágrimas de tus ojos, al tiempo que exclamabas- ¡Omma…!, ! Appa…!- Ellos al ver aquella escena conmovedora sus rostros reflejaron tristeza al comprender la falta que te hacían tus padres se desesperaron aún más. Tal cual acordaron los padres del pequeñuelo comenzaron a hacer todo lo posible para que concilies el sueño; así pues la madre de familia se asomó hacia ti extendiendo sus cálidos brazos, con sumo cuidado te sostuvo con ternura al tiempo que entonaba una dulce melodía, la cual incitaba envolverte en un profundo sueño. Tras mecerte en sus brazos se condujo hacia las escaleras rumbo a su habitación, acompañada por su esposo e hijo que la seguían por detrás, estando una vez dentro la habitación la mujer mientras te arrullaba bajo el sonido de su canción de cuna, caminaba repasando varias veces su paso, entretanto ellos te miraban atentos buscando en ti siquiera un vestigio de sueño, pero tú no cesabas de expresar en llanto. Al contemplar esa escena una idea loca invadió la mente del chiquillo, cegado en su emoción corrió como un tiro al blanco a su refugio especial, donde contenía sus preciados juguetes, afanoso busco un sombrero de pirata, una espada de guerrero, estando listo como un veloz rayo volvió a la habitación de sus padres, alegremente tomo un lápiz negro del peinador de su madre que tenía en frente, riendo ante su travesura se dibujó en su faz un extravagante bigote, que enunciaba el inicio de su cuento fantasioso. Entretanto el padre del niño te sostuvo con cuidado de los brazos de su esposa, afanándose así en hacer que concilies el sueño, disponiéndose así a sentarse en la orilla de la cama de su habitación para mecerte con cariño y paciencia. Ante todos esos intentos te mostraste resistente, no dejabas de llorar a la vez que llamabas a tus padres desesperadamente- Omma…Appa…-Los padres del pequeño se mostraron más preocupados, cuando de repente se quedaron pasmados al ver a su pequeño hijo disfrazado de esa manera, a lo cual el niño animado dijo- Appa!, Omma!. No se preocupen tanto. Ahora me toca a mí!. Voy a contarle un fantástico cuento a mi hermanita- Al sonido de su carraspeó empezó a revelar el misterio de su cuento, que atentamente esperan sus padres animándolo con aplausos- ¡Eso!, ¡eso!. Ese es nuestro hijito…Wuujuuu!- Lo apoyaron fervientemente.
-Hijo- Cuentos de soñadores, de aventureros, de luchadores, esto no solo es un cuento más de aquellos. Es un cuento de esperanza, bondad, y más que todo amor…-Con la mano en el corazón dio un suspiro de enamorado. Esa noche una mágica conexión se forjo entre ustedes, tu tras escuchar esa grandioso cuento que narraba aquel chiquillo de gran corazón, dejaste de llorar mostrándote atenta a todo lo que relataba ese simpático niño. Sus padres quedaron muy felices y sorprendidos a la vez de presenciar ese mágico momento. Aquel pequeño desbordaba un genuino talento para narrar historias, se entusiasmó más al ver como reaccionabas ante su relato, estando aún más animado prosiguió con su cuento.
-Hijo- En un día luminoso donde el sol hacia armonía con el viento, tres hermanos aventureros navegaban en el ancho mar, con sus corazones llenos de fe entonaban alegremente la canción de la buena suerte “En el mar, en el mar, en el mar azul. Los piratas van en busca del tesoro escondido, a la suerte del destino seguiremos en la lucha, para al fin obtener la recompensa con inmensas riquezas. Y así seguiremos navegando en el mar, en el mar azul”. Tras un largo recorrido en el inmenso mar los tres hermanos yacían en un barco, quien había sido testigo de todas sus locas aventuras en busca del tesoro anhelado. Faltaba poco para llegar a la isla olvidada, era uno de esos lugares que se creía que su existencia solo formaba parte de los cuentos y leyendas. Solo los hombres valientes se atrevían a pisar las tierras del olvido, debido a que todo aquel que entraba nunca encontraba el camino a casa y si regresaban volvían llenos de demencia, donde al poco tiempo los saludaba la muerte. Así fue que los tres hermanos desafiaron al destino abriéndose paso en la isla del olvido, después de haber pasado su vida en la pobreza, su único anhelo era conocer la riqueza. Mientras recorrían su ruta el tercer hermano iba marcando el camino de regreso, pero la noche los cubrió bajo su manto negro, impidiéndoles así el paso. Estando ya exhaustos los hermanos decidieron descansar , el más joven de ellos antes de acompañar a sus hermanos en el lecho, por alguna razón dirigió su mirada al horizonte quedando fascinado por una luz que lo llamaba fervientemente, envuelto por su curiosidad siguió el camino por el cual era llamado. Cuando estuvo a pocos pasos de la misteriosa luz, vio que esta provenía de un precioso collar, que cubría el delicado cuello de una hermosa princesa, quien se encontraba prisionera por unos rufianes. Aquel hermano cegado por la belleza de la mujer que tenía en frente, no dudo en rescatarla de su suerte, al ver que ella se lo pedía implorando. Así fue que ambos corrieron de la mano abriéndose paso por la isla, gracias a la luz que desbordaba el collar de la princesa, la cual no podía distinguir el rostro del pirata, pues ella pensó que él era un apuesto y valiente príncipe. Fue por tal razón que ella se portó muy amable y cariñosa con él durante todo el recorrido, haciendo así que el pirata se enamore más de ella, quien no pudo sentirse más feliz al encontrar el amor por primera vez. Al haber llegado al refugio de sus hermanos, el encanto que había tenido la princesa por el más joven pirata se deshizo, por los rayos luminosos del sol que reflejaron la verdad mostrando la ropa andrajosa que lucían los tres hermanos y más aún cuando el tercer hermano la miro emocionado dedicándole una sonrisa de amor, ante tal acto la princesa quedo horrorizada, al ver que el hombre que le había rescatado no era más que un pobre pirata con la sonrisa caza diente. Pues una cosa había quedado claro en el corazón de la princesa, por nada del mundo aceptaría quedarse con aquel desafortunado pirata, quien no dejaba de sonreír por haber hallado el amor, alegremente se acercó hasta sus hermanos para presentarles a la dueña de su corazón.
-Pirata-Hermanos…!Despierten!, despierten….!. Tengo algo que contarles- Dijo emocionado esperando a que sus hermanos abrieran los ojos.
-Hermanos- ¿Pero qué?!. ¿Qué está pasando?!. ¿Quiénes son ustedes?- Exclamaron asustados al ver que se encontraban rodeados por malhechores.
El joven pirata quedo inmóvil, al darse cuenta que su princesa ya había sido acorralado por esos malvados hombres, antes de hacer un movimiento quedo rodeado por varios sujetos, quienes lo llevaron prisionero junto con sus hermanos. Caminaron por un largo sendero hasta el fondo de la isla, donde los privaron de su libertad dejándolos encadenados con solo arboles alrededor, pero eso no fue por mucho al cabo de un rato apareció una emboscada que parecían soldados del rey, los cuales vinieron en busca de la princesa para salvarla de una suerte devastadora. Después de liquidar a los malhechores libraron a la princesa a la vez que preguntaban- ¿Su alteza estos hombres vienen con usted?- Aguardaron su respuesta atentamente, a lo que ella respondió- No, no es así. Yo no podría siquiera caminar cerca de asqueroso pordioseros- Dijo mirando con desprecio a los piratas. Cuando el tercer hermano oyó lo que sus labios pronunciaban, sintió como si mil navajas desgarraban su corazón, todo el sacrificio que había hecho había sido en vano, no pudo decirle nada solo miro como ella dejaba caer la llave que abría las cadenas lejos de ellos, sonriendo a la vez con una risa malévola, mientras que el dejaba caer lagrimas por sus mejillas. Tras varios intentos por alcanzar la llave que los liberaría de ese trágico destino, los hermanos quedaron devastados, el más joven de ellos viendo como sufrían sus hermanos sin pensarlo tomo una piedra que tenía cerca, para poder destrozar…no la cerradura que aprisionaba su muñeca, ya que era de acero puro, sino había tomado la decisión por desesperación de romper a apedreadas su mano para así poder salvar a sus hermanos, fue entonces que se armó de agallas sujetando bien la piedra…Este cuento continuara en unos segundos jejejeje- Sonrió traviesamente- Siento interrumpir pero ya me hago pipi…-Dicho esto corrió velozmente al baño, los padres se quedaron con las ganas de saber más- ¿Qué?!. En la mejor parte…-Exclamo el padre más luego sonrió alegremente- Ajajaja no te preocupes bebe, tomate tu tiempo. Espera no llores el regresara pronto si bonita?-Pronuncio el papa, al ver que te afanabas a llorar. Oyendo el pequeñuelo se apuró más, entretanto su mama decía de forma tierna- Oh… no llores hermosa. Mira allá viene- Dijo animada. Al retornar el chiquito se posiciono de nuevo en su lugar para continuar el cuento.
-Niño- sujetando bien la piedra golpeo con todas sus fuerzas su mano contraria varias veces, mientras que sus hermanos gritaban aterrorizados-Nooooooo!. No…lo hagas!. Ya encontraremos otra forma!- Derramaron muchos lágrimas de los ojos, al ver como su hermano había destrozado su mano. El más joven pirata al cometer tal locura por amor a sus hermanos, logro liberarse de la cadena aguantando el dolor corrió a alcanzar la llave para salvar así a sus hermanos. Gracias a los cuidados de los dos piratas, el más joven hermano logro curarse no solo de la herida de su mano sino también de su corazón. El haber vivido ahí en la isla les abrió los ojos, había despertado de un simple y materialista sueño. Ellos todo el tiempo que habían pasado juntos nunca se dieron cuenta hasta ahora que realmente todo lo que querían era permanecer siempre juntos en familia, fue por tal razón que abandonaron el tonto sueño de encontrar sus riquezas, decidiendo así salir de la isla con las manos vacías. Cuando emprendían el camino de retorno, escucharon unos gritos de socorro, ellos como siempre habían tenido el corazón de oro, sin titubear corrieron al rescate armados de valor, al llegar al lugar del hecho hallaron tres mujeres atormentadas por unos maleantes que las querían ultrajar, al cabo de un suspiro los piratas derrotaron a los opresores- Narraba emocionado el pequeño a la vez que agitaba su espada de juguete- Fue así como los desafortunados hermanos ese día obtuvieron su recompensa, aquellas mujeres eran bellísimas princesas quienes huyeron de su reino para salvarse de un trágico destino. No habría duda alguna la suerte empezaba a apostar por ellos, ya que esas hermosas mujeres no solo poseían belleza externa, sino que eran aún más bellas de corazón. Luego de haber pasado diez días en la isla las felices parejas decidieron que ya era tiempo de volver a casa, estando al fin a unos pasos de la salida, se oyó una voz de súplica, que dejo anonadado al tercer hermano, no podía creer que sus ojos volverían a ver de nuevo, a la mujer que había roto su corazón sin piedad alguna. Se sorprendió aún más al oír lo que ella le pedía.
-Princesa- Ayúdame…Sálvame una vez más de mi destino valiente pirata de corazón de oro. Yo sé que aun tu corazón me pertenece. Veras yo después de irme con esos soldados, me di cuenta que no pertenecían al ejercito del rey. Ellos eran los secuaces de un horrible hombre de tres cabezas. Él me tiene prisionera ahora y no importa las veces que intente escapar, el siempre termina encontrándome. Pero yo sé que tú puedes ayudarme…-Dijo implorando.
-Pirata- Lo siento princesa. Yo, ya no soy ese hombre a quien puedes menospreciar sin sentir remordimiento. Y no es verdad, mi corazón ya no te pertenece más, ahora llego la verdadera dueña de mi corazón es la princesa que supo aceptarme y valorarme por lo que soy. Es alguien a quien no dejaría por nada del mundo-Dijo con voz de enamorado mirando a su amor.
-Princesa- ¿Cómo?!. ¡No puedes hacerme esto, que será de mi ahora!-Exclamo exaltada.
-Pirata- Sabes lo que te pase ahora, me importa un cacahuate- Al concluir lo dicho volteo marchándose de la mano de su verdadero amor. Después de salir las tierras del olvido las sonrientes parejas, se encaminaron a su barco que los había estado esperando, al subir a él se quedaron más que sorprendidos, al presenciar ante sus ojos incontables cofres llenos de oro y eso no era todo se alegraron más aun, viendo que el más joven pirata tenia de vuelta la mano que había perdido. Esa era la primera vez que la isla del olvido, despedía con obsequios a sus viajeros, ya que fueron los primeros en respetar la ley del olvido. “Todo aquel que se aventure en la isla del olvido, buscando nada más que amor, lo encontrara verdaderamente y será tremendamente recompensado”. Sin comprender bien lo que ocurría todos se miraron contentos, al tiempo que las sonrisas se apoderaban de sus rostros, al navegar juntos comenzaron a entonar la canción de la buena suerte. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado…-Dijo con extremada suavidad esas últimas palabras, al ver que empezabas a cerrar lentamente tus ojitos para sumergirte en un profundo sueño. Habiendo vivenciado en sus mentes ese maravilloso cuento, narrado por su querido hijo, no pudieron quedar más emocionados los padres del chiquillo, los cuales se mostraron gratamente enternecidos derramando así pequeñas lágrimas. Finalmente habías quedado dormida en los brazos de su padre, quien te llevo con mucho cuidado hasta la cuna, descendiendo lentamente sus brazos dejo que reposaras sobre la cálida cuna, que se encontraba frente a la cama de ellos. Arropándote bien se condujo hacia la cama para descansar al lado de su esposa, antes de que suba a la cama su pequeño hijo le ganó la partida, sonriendo luego como un niño travieso.
-Hijo- Appa…Omma…¿Puedo dormir hoy con ustedes?. ¿Si…?-Cuestiono animosamente.
-Padres- Claro que si hijito. Bien ya es hora de pegar las pestañas-Dijo su mamá sonriendo a la vez que arropaba a los dos hombres de su vida.
Cuando cerraron los ojos felices para viajar a la isla del amor en sus sueños, se oyó tocar el timbre, ese instante abrieron sus ojos, alarmados se levantaron de la cama-¿Quién podrá ser a estas horas?-Dijo curioso el papá del niño, a lo que su esposa agrego
-Esposa- Mi amor será mejor que vayamos a ver quién es. Hijito tu quédate aquí con la bebe. Nosotros volveremos enseguida-Pronuncio acariciando la carita de su hijo.
-Hijo- Si omma. Yo les espero aquí. Vayan con cuidado-Contesto el pequeño preocupado.
Antes de salir sus padres se tomaron de la mano, saliendo hacia las gradas bajaron estas cautelosamente, dirigiéndose hasta la puerta. Todo serio el padre de familia abrió lentamente la puerta- Buenas noches. ¿Dígame que se les ofrece?-Cuestiono un tanto desconfiado, correspondiendo a su saludo tus padres amablemente respondieron- Buenas noches. Disculpe la hora señor. Pero vinimos hasta aquí con suma urgencia a en busca de nuestra pequeña hijita. Es ella…-Exclamo tu padre, mostrando la foto que había sacado de su saco, esperando ansioso una respuesta positiva. El papá del niño observo detenidamente la foto, al instante reconoció tu rostro- Ohh efectivamente esta linda pequeñita está bajo nuestro cuidado. Disculpen mis modales, pasen adentro por favor…-Pronuncio con una amable sonrisa sobre sus labios, muy agradecidos tus padres aceptaron, estando dentro al ver a la madre de familia la saludaron correctamente-Buenas noches señora- Ella gustosamente los invito a sentarse en los sillones de la sala- Oh tomen asiento por favor. Es bueno tener el gusto de conocer a los padres de esa hermosa bebe, a modo de esperar a que mi esposo baje a su hijita, déjenme invitarles un té si?-Dijo amablemente la mama del niño. De una manera gentil tus padres se negaron ante su gesto- Oh no se preocupe, por favor…Si nos permiten queremos invitarles a cenar, el día en que dispongan de tiempo libre. No sabemos cómo agradecerles por haber salvado y cuidado a nuestra hijita. Les estaremos eternamente agradecidos…-Exclamo tu mamá muy agradecida, a la vez que realizaba junto con tu padre una venia de agradecimiento, volviendo ambos a su posición tu padre dijo- Esperamos que esto sea un comienzo de una fructífera amistad. Si necesitan alguna ayuda no duden en contar con nosotros, siempre les brindaremos nuestro apoyo de todo corazón. En verdad se los agradezco mucho…-Se expresó sinceramente. Contentos con la idea los padres del niño sonrieron agradecidos a la vez que decían- Oh será un honor para nosotros tenerlos como amigos, gracias. Por favor siéntanse en su casa y aguarden un momento iré a traer a su hijita. Me imagino que están ansiosos por verla- Dicho esto el papá del pequeño se encamino a su habitación, al subir las escaleras pudo notar que su hijo había estado espiando la conversión y antes de que diga palabra alguna, el pequeño se le adelanto invadiéndolo de preguntas- ¿Appa ellos van a llevarse a mi hermanita?. ¿Verdad que no permitirás que se la lleven?. Ella se quedara aquí con nosotros, no es así ¿Appa?- Espero ansiosamente las palabras que quería escuchar por parte de su padre.
-Padre- Hijito tranquilízate…Escucha sé que te encariñaste mucho con la linda bebe, lo mismo paso con tu mamá y yo. Pero no podemos quedárnosla, ella tiene su familia, tú mismo presenciaste como lloro la pobre por sus padres. Aunque no queramos, lo correcto es llevarla con sus papás. Entiendes?- Miro con cierta preocupación a su hijo rogando porque el comprendiera.
-Hijo- Appa!. No…no pueden llevársela. Yo nunca la dejare ir. Por favor no dejes que se la lleven. Yo prometo cumplir mi promesa, cuidare de ella. Appa…Appa…-Exclamo suplicando a la vez que sostenía la mano de su padre, el cual quedo conmovido y con la voz entrecortada respondió- Lo si-en-to hijo mío- Inclinándose lentamente beso la frente de su pequeño, levantándose con rapidez entro a la habitación, a la vez que se dirigía hacia la cuna para tomarte en sus brazos con extremo cuidado. Estando listo salió a pasos ligeros, mientras le dolía escuchar el llanto de su hijo, quien lo seguía por detrás llorando desconsoladamente, habiendo bajado ambos las gradas, el niño corrió a los brazos de su madre- Omma…Omma…no dejes que se la lleven…Te lo ruego omma…-Imploro con llanto ante su madre, la cual se mostró muy triste al ver a su hijo así- Mi pequeñito no puedo impedir que esta bebita crezca con sus padres, ellos le hacen mucha falta, entiende…¿Si?- Al ver esa escena tus padres se entristecieron por aquel niño, no pudiendo evitar el sentirse mal. Antes de que pronunciaran una palabra, el pequeño escapo llorando amargamente a la habitación de sus padres, pues no quería entender- Realmente nos preocupa mucho ver a su hijito asi. Si ustedes están de acuerdo, su hijito puede venir a nuestra casa a visitar a nuestra pequeña las veces que quiera, para que así no este triste- Exclamo de forma gentil tu madre. Al escuchar esa propuesta los padres del niño sonrieron dichosos- Oh muchas gracias!. Claro que aceptamos con mucho gusto-Asintiendo más tranquilos tus padres agradecieron nuevamente, al recogerte de los brazos del padre del chiquillo sintieron una inmensa felicidad, que no les fue fácil evitar que cayeran lagrimas por sus ojos, contigo en sus brazos tu madre lloro de felicidad, mientras que tu padre llorando las rodeaba con sus brazos a ambas con sumo cuidado, para no despertarte de un lindo sueño. Quedaron enternecidos por contemplar tan hermosa escena, estando más que felices tus padres expresaron su gratitud, a la vez que se despedían con gentileza-Muchas gracias…Entonces esperamos su visita. Oh casi lo olvido-Sustrajo del bolsillo de su saco tu padre, una tarjeta de presentación que siempre llevaba consigo, entregándoles amablemente a los padres del pequeño, al tiempo que decían- Aquí pueden contactarnos, en verdad un gusto conocerlos. Hasta pronto…-Una vez tus padres realizaron una venia de respeto, a lo cual los padres del niño correspondieron con amabilidad, acompañándoles hasta la puerta para así despedirlos como se merecen. Viendo después como se marchaban en su auto tus padres, los papas del pequeñuelo se miraron por unos momentos sonriendo contentos, pues gracias a ti habían encontrado una nueva amistad. Abrazados se condujeron hasta su habitación, luego de subir las gradas caminaron hasta la puerta, posando su diestra en la perilla de la puerta, el padre del pequeño intento abrirla, pero noto que estaba echada llave- Está cerrada. Hijito abre vamos abre la puerta- Espero unos minutos, pero no hubo respuesta, mas alarmado volvió a llamar a su hijo-Kyuhyun!. No puede ser!- Rápidamente corrió hasta la grada donde en su muro tenía una pequeña ventana, abriendo a toda prisa esta saco un juego de llaves. Entretanto la madre del niño gritaba desesperadamente el nombre de su hijo- Kyuhyun!. Kyuhyun!-Al tener en sus manos las llaves su padre corrió a la puerta, posando la llave en la perilla abrió ansiosamente esta. Pero sus ojos se ampliaron reflejando desesperación, al notar que en la habitación no había ni la sombra de su hijo.
Continuara…

Houl
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ

Mensajes : 32
Puntos : 48
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: POR SIEMPRE JUNTOS

Mensaje por Houl el Mar Mar 24, 2015 4:46 pm

CAPITULO 4: Algo inesperado…
Se desesperaron tremendamente al notar que su adorado hijo desapareció. El padre angustiado busco y rebusco por los alrededores de la habitación. Entretanto la madre comenzaba a entrar en un estado de ansiedad indeseable, de esa manera corrió por toda la casa gritando el nombre de su hijo- ¡Kyuhyun!-Su corazón mantenía la esperanza de verlo salir de alguna parte de la casa, pero no fue así. Sin más fuerzas para seguir cayó al suelo sobre sus rodillas, ahogándose así en su propio llanto a la vez que ascendía la diestra para palpar con esta su adolorido corazón. Al verla así, su esposo camino hasta ella para calmar su dolor, estando frente a ella se arrodillo lentamente al tiempo que llevaba sus manos hacia el cálido rostro de su esposa, quería transmitirle su fe y esperanza a través de sus palabras.
-Esposo- Amor trata de tranquilizarte. ¿Sí?- Dicho esto limpió sus lágrimas con sus dedos pulgares-No debemos perder la fe. Ya verás que lo encontraremos. Yo te prometo que hare hasta lo imposible para que lo volvamos a tener en nuestros brazos. Amor vamos…-Al concluir lo dicho la tomo de los brazos para ayudarle a pararse, ella estando más tranquila dijo mirando a su esposo.
-Esposa- Amor lo siento…Fui una tonta, me deje llevar por la desesperación. Tienes razón, es ahora donde debemos ser más fuertes. Yo…-Respiro profundo, para luego agregar algo más pero su esposo se anticipó diciendo.
-Esposo-No digas eso. Tú no eres ninguna tonta. Y sí, ahora más que nada debemos ser fuertes…Ven aún falta buscar en el jardín-Finalizando esas palabras la tomo de la mano, esperando a que ella la siguiera. Gracias a los ánimos de su esposo, ella asintió más calmada comenzando así a caminar a su lado. Entonces ambos se condujeron hacia el jardín, llegando a este hicieron el llamado de su hijo-¡Kyuhyun!- Pero el pequeño hijo no apareció. Cuando estaban a punto de correr por los alrededores de la casa la madre del pequeño sintió una corazonada. Fue así que empezó a correr hacia la puerta del jardín, en dirección hacia la calle a lo cual su esposo la siguió sorprendido al tiempo que exclamaba.
-Esposo- ¿Amor que ocurre?-Dijo sorprendido al ver como su esposa se inclinaba para coger un objeto que permanecía en el piso, ella al alzarlo comento asombrada, muy segura de sí.
-Esposa- Amor ¡mira! Este es el ojo del peluche de Kyu. Definitivamente lo es, porque el ojo de su osito estaba algo descocido. Yo…tenía planeado cocerlo pero no tuve tiempo para hacerlo. Cariño nuestro hijo debido estar aquí. ¿Qué pudo haberle pasado? No…no quiero ni pensar en eso-Nuevamente las lágrimas comenzaron a caer humedeciendo así sus mejillas.
-Esposo- Amor tranquila. Ahora que lo pienso, sé que sonara loco, pero creo que él puede estar con los padres de la niña. Nuestro hijo es muy persuasivo. Algo me dice que debió seguir el carro de nuestros nuevos amigos. Recuerdas su carro estaba estacionado aquí-Miro a su esposa, esperando su confirmación.
-Esposa- ¡Sí! Es verdad. ¿Si los llamamos? Para salir de dudas. Sé que será inapropiado pero hay que arriesgarnos-Comento ansiosa.
-Esposo-Vamos. No hay tiempo que perder. La tarjeta de presentación lo dejamos sobre la sala. Rápido vamos-Dicho esto sostuvo a su mujer de la mano, para así correr en dirección hacia la casa.
Al estar frente a la puerta, el padre del niño abrió a toda velocidad prisa esta, para luego comenzar a correr hacia la mesita de la sala. Una vez cerca tomo la tarjeta, mientras que con la otra mano velozmente marcaba los números en su celular, esperando así a que contesten la llamada.
*Llamada*
-Voz- ¿Hola?-Contesto amablemente.
-Esposo- Disculpe que llame a esta hora. Señor Park somos la familia que encontró a su hijita. Vera quería pedirle ayuda para aclarar una duda. Vera nuestro hijo desapareció, lo hemos buscado por toda la casa, pero no lo encontramos. Solo hallamos una pista, que nos llevó a la conclusión que nuestro hijo de alguna manera siguió su auto- Iba agregar algo mas pero fue interrumpido por tu padre.
-Voz- Sí así fue. Su pequeño está con nosotros. Es un niño adorable. Señor Cho no se preocupe nosotros lo cuidaremos bien. Si está de acuerdo él puede quedarse a dormir aquí, y así mañana a modo de reencontrarse conocen nuestra casa. Sera un gusto para nosotros tenerlos de anfitriones-Se expresó contento.
-Esposo-Ay es un alivio…Se lo agradezco mucho. Por un momento sentimos que la alegría se había ido de nuestras vidas. Sera un honor para nosotros ir a visitarlos mañana. ¡Muchas gracias!-Exclamo con una gran sonrisa en su rostro.
-Voz- Ni lo mencione. Es lo menos que podemos hacer, después de lo que hicieron por nosotros. Muy bien les esperamos mañana. Que pasen buena noche-Pronuncio aquellas palabras de todo corazón.
-Esposo-Oh gracias…Igualmente hasta mañana-Comento sonriente a la vez que daba por terminada la llamada.
*Fin de la llamada*
-Esposa- Amor. ¿Kyu está con ellos cierto?-Cuestiono ansiosa.
-Esposo- ¡Lo encontramos! Tal como pensaba. ¡Gracias! a Dios nuestro hijito está bien. Amor no te preocupes. ¿Sí? Ellos cuidaran muy bien de él. Mañana pasaremos a recogerlo, también aprovechamos para dar las gracias a esa linda familia-Al concluir lo dicho una grata sonrisa se reflejó en su rostro. Viendo como su esposa lloraba de alegría, conmocionado la abrazo compartiendo así aquella felicidad inmensa que invadía sus corazones.
*Horas antes*
Un terco corazón no fue capaz de comprender las palabras dichas por sus padres. Era tanta la necesidad de compartir su niñez, aquel pequeño realmente deseaba mucho tener una hermanita. En el poco tiempo de vida que llevaba, había comprendido que su mamá no podía tener otro bebe, debido a que el primer parto fue complicado para ella. Fue por tal razón que no podía expresar ese deseo que sentía, pero ese día se la había presentado esa valiosa oportunidad, fue así que no dudo en hacer hasta lo imposible para poder permanecer a tu lado. Al encontrarse llorando en esa habitación el pequeño desconsolado, se condujo hasta la ventana para pedir ayuda a la luna, tras haber leído varios cuentos fantasiosos, el creía que la luna era mágica, de esa manera la miro con tanto afán, implorando a que esta la ayudara-Hermosa luna. Por favor ayúdame eres tú la única que puede ayudarme. Por favor…-Mientras suplicaba cerraba fuertemente sus ojitos, más al abrir lentamente los ojitos observo a un auto que estaba estacionado frente a su casa, viéndolo detenidamente pudo notar que una de las puertas no estaba bien cerrada, ese momento una idea loca invadió su mente “! Que suerte! Ese debe ser el auto de los señores que quieren llevarse a mi hermanita. No dejare que me separen de ella. Esta es mi oportunidad para ver a donde se la llevan”. Sin pensarlo más ascendió las manos para abrir la ventana y así salir a través de ella. Una vez fuera se condujo hacia las escaleras que permitían bajar al jardín, sin ser notado por nadie bajo de ellas, para dar la corrida más veloz de su vida rumbo al auto que estaba frente a su puerta, estando frente al auto abrió a toda prisa la puerta, para así poder ocultarse en los asientos traseros del auto. Ahí se mantuvo en silencio, después de unos minutos escucho como tus padres entraban sonrientes al auto junto contigo. Estando dentro del auto tu madre dijo feliz en voz baja.
-Madre-No sabes la alegría que siento. Estoy muy feliz…El tener a nuestra hijita de vuelta me ha traído un gran alegría. Mira duerme como una angelita-Dijo sonriente al contemplar como dormías.
-Padre- Claro. Es la hermosa ángel que Dios nos mandó. Y gracias a Dios la encontramos. Tú y ella son lo que más amo en esta vida. Si están conmigo mi vida siempre estará llena de felicidad-Pronuncio aquellas palabras sinceras desde lo más profundo de su corazón, a la vez que sonreía al ver que tu mamá había quedado dormida, sin lograr despertarla condujo su auto hasta llegar a su hogar. Cuando finalmente llegaron a su casa, tu padre estaciono el auto en el garaje, después de apagar el motor se acercó lentamente a tu madre, estando cerca de su oído susurro-Señora despierte aquí es la parada-Pronuncio bromeando más al ver que no despertaba, una sublime sonrisa se dibujó en el rostro de tu padre, en ese momento aproximo su rostro cerca de ella, para luego depositar un tierno beso en los labios de su esposa. Ella al haber oído entre sueños las palabras susurradas por su esposo segundos antes, su mente empezó a alarmarse, pero su cuerpo no le respondía, mas al sentir ese tierno beso, llego a inquietarse aún más, en su imaginación creía que se encontraba en la estación de buses y lo peor de todo que había sido besada por un extraño, ese rato se despertó alarmada con los ojos asustados. Pero al divisar la cara de su esposo su corazón se sintió aliviado, feliz y amado. Cada beso significaba mucho para ella, sentía como si podía alcanzar la estrella más lejana, habitada en lo más alto del cielo. Su vida era de ensueño tal como vivir en el sueño perfecto. No podía pedir más de la vida, el tenerte a ti y a tu padre le era más que suficiente. Al termino de aquel maravilloso beso, alejaron lentamente sus rostros, a la vez que una placentera sonrisa se apoderaba de sus gestos faciales, en ese momento un inmenso amor se mostró en sus miradas, permaneciendo así unos segundos, más luego tu madre rompió esa escena con un fruncido en su ceño, al tiempo que ascendía su diestra con esta el brazo de tu padre al tiempo que decía.
-Madre- Tonto…Me asustaste…Creí que alguien más me besaba-Comento preocupada con el solo hecho de hacerse la idea.
-Padre-¡¿Cómo?! ¿Alguien más? ¿A quién te refieres? ¿Eh…?-Lo miro todo serio entrecerrando los ojos.
-Madre-No es nada de lo que estás pensando. ¿Crees que llevo una doble vida? ¿Crees que sería capaz de eso?- Cuestiono ofendida. El al escuchar esas palabras se desesperó, fue así que ascendió las manos para hacer contacto con las cálidas mejillas de su esposa, entretanto pronunciaba ciertas palabras, mientras que reiteradas veces negaba con la cabeza.
-Padre-Mi amor no digas eso. Fui un tonto. Yo solo trataba de jugarte una broma. Pero esta vez en vez de esquivar la patada trasera derecha del burro, el bandido me dio con la izquierda. Y por cierto aun me duele el brazo, por el golpe que me diste. Vaya… ¿Cómo es que ese puño se hace cada día más fuerte?-Cuestiono intrigado mirando la mano de tu madre. Ella al oír las ocurrencias de tu padre no pudo contener más la risa, manteniendo esa hermosa sonrisa que la caracterizaba dijo alegremente.
-Madre- Tú siempre me robas sonrisas. En verdad no podría enojarme contigo-Comento con calidez en su mirada, escuchando lo que decía tu madre una linda sonrisa se plantó en el rostro de tu padre, sin duda el amor que sentía por tu madre era tan poderoso como los rayos del sol. Después de contemplar la sonrisa de su amado, tu madre desvió su mirada hacia ti, te vio dormir con una tranquilidad que podía apaciguar el alma del ansioso, sintiéndose feliz de tenerte entre sus brazos miro a su esposo mientras decía.
-Madre-Cariño, será mejor entrar a dormir. Ya es tarde, sino vamos a dormir ahora, mañana estaremos como Zombies-Dijo dramatizando.
-Padre-Si es verdad. Despiertos a esta hora parecemos una pareja de vampiros. Ya vamos a dormir continuaremos esta platica en nuestros sueños-Comento bromeando, a lo que tu madre volvió a sonreír por aquella ocurrencia. Luego de salir con calma del auto con cierta curiosidad tu madre dirigió su mirada hacia el auto al tiempo que pronunciaba.
-Madre- Mi bolso lo deje en el asiento trasero. Ahí está mi celular, mamá tiene que llamarme mañana temprano-Dijo entusiasmada, encaminándose a los asientos traseros del auto, estando cerca de este dirigió la mirada hacia su esposo mientras le pedía un favor.
-Madre-Cariño podrías sacar mi bolso por favor. No quiero que la bebe se despierta- Dijo a la vez que te sostenía a ti en sus cálidos brazos.
-Padre-Claro cariño. Ahora mismo lo sacare-Dicho esto camino hacia su esposa, estando frente a la puerta extendió el antebrazo para poder abrirla con la diestra. Pero al abrir dicha puerta se llevaron una inesperada sorpresa al encontrar al pequeño que habían conocido momentos antes, quien permaneció profundamente dormido en el asiento trasero del auto. Al presenciar esa escena tus padres se miraron sorprendidos, simplemente no podían creer lo que ocurría, ese instante tu padre asombrado comento.
-Padre- ¿Pero cómo fue que este pequeñito llego aquí? Sin duda es un niño muy astuto-Pronuncio intrigado.
-Madre-Cariño será mejor avisar a sus padres. Me imagino lo preocupados que deben estar- Comento con inquietud.
-Padre- Es verdad, ellos deben estar como locos buscándolo. Y para su mala suerte no tenemos su número de teléfono, solo nosotros les dimos nuestra tarjeta de presentación- Ese instante se rasco la cabeza preocupado, pero a los pocos segundos oyó sonar su celular.
Tras haber dado la buena noticia a los padres del pequeño, tus padres junto contigo y el niño se fueron a conciliar el sueño. A la mañana siguiente reinaba una tremenda paz en el cuarto que ocupan tus padres, quienes se encontraban sumergidos en un ligero sueño, al cabo de un minuto se oyó una horrible gritadera que los hizo saltar del sueño a la realidad. Al escuchar intrigados esa bulla que venía de la sala, se levantaron de la cama alarmados, dirigiéndose después a la puerta de la habitación antes de abrir esta tu padre miro a tu madre con pesadumbre, al tiempo que decía.
-Padre- Amor quiero que vayas a la habitación de los niños. ¿Sí? Yo iré a ver qué está pasando-Dijo con intranquilidad, mientras veía como tu madre asintió una sola vez con la cabeza, mostrándose realmente preocupada, luego de abrir rápidamente la puerta comenzaron a correr a los lugares indicados. Cuando tu padre bajo las gradas a toda prisa se quedó pasmado al presenciar aquel acto.
Continuara…
Por_Houl




Houl
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ

Mensajes : 32
Puntos : 48
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: POR SIEMPRE JUNTOS

Mensaje por Houl el Sáb Abr 18, 2015 11:29 am

CAPÍTULO 5: Primer día de clases.
Cuando tu padre bajo las gradas a toda prisa se quedó pasmado al presenciar aquel acto-¡Mamá! ¡¿Qué haces?!-Dijo tu padre al presenciar como tu madre imponía una cachetada a su propia hija-¡¿Cómo pudiste hacerme eso?! ¡¿Cómo?!-Gritaba con desesperación a la vez que posaba sus manos en los hombros de su hija al tiempo que comenzaba a tironearla reiteradas veces con suma fuerza. Viendo esa escena tu padre sin pensarlo dos veces corrió al auxilio de tu tía. Después de lograr interponerse entre ellas dijo desesperado.
-Padre- Mamá ¡Por favor cálmate! Esta no es la manera de resolver los problemas- Se mostró insistente.
-Abuela- ¿Resolver el problema? ¡No hay nada que se pueda hacer! Ahora quítate, voy a dar a tu hermana la paliza que se merece-Ordenó llena de rabia tratando de esquivar a tu padre, antes de que lo lograra la abrazo rápidamente tratando de calmar su dolor, entretanto que decía.
-Padre- Mamá. No sé lo que sucedió. Pero si piensas que no se puede hacer nada no tienes más alternativa que aceptar la verdad, porque lo que hecho, hecho esta. No puedes luchar contra eso-Menciono de forma explícita tratando de hacerle entender. Ella estando devastada rompió en llanto en los brazos de su hijo.
-Madre- No lo soporto más. ¿Por qué a mí? ¿Por qué siempre a mí? Mis hijos me pagan de la peor manera. Cielos…Cielos, no me siento bien-Exclamo agitada. Viéndola así tu padre preocupado la condujo a su habitación.
Después de llevarla a descansar retorno a la sala donde se encontraba su hermana, derrotada en el sofá derramaba lágrimas por sus mejillas. Sintiéndose angustiado tu padre se dispuso a conversar con ella.
-Padre- Noona. Por favor ¿Dime que ocurre?-Dijo muy preocupado sentándose a su lado.
Al escucharlo su hermana dirigió su mirada a el al tiempo que decía.
-Hermana- ¿Si te lo cuento que harás al respecto? No hay nada que puedas hacer. Yo que te criticaba tanto termine haciendo lo mismo que tu-Comento renegando contra a si misma a la vez que cubría los ojos con sus manos.
-Padre- ¿A qué te refieres?- Indago de forma curiosa.
-Hermana-Eso por lo que mamá nunca te perdono-Dijo mirándolo con fijes.
-Padre- No es así. Mamá ya lo acepto. Ella está contenta con mi familia, es por eso que vino a vivir con nosotros-Menciono aquello con toda seguridad. Ella al escucharlo sonrió de forma sarcástica, diciendo después.
-Hermana- Mi hermanito…siempre tan tonto e ingenuo, pero no importa. Al final termine siendo como tú. Yo…yo me enamore de un Don nadie, de hecho es más joven que tú, además él es el padre de mi hijo-Pronuncio esas palabras con cierta tristeza. Tu padre al saber lo ocurrido se mantuvo en silencio, simplemente no podía creer lo que escuchaba.
-Padre-Noona. Jamás creí que algo así llegaría a ocurrirte, pero sabes no pienso juzgarte no tengo derecho a eso. Quiero que sepas que me siento feliz, muy feliz porque supiste ser valiente y buscaste tu felicidad. Ahora tienes una familia por la cual luchar, lo que te espera no será nada fácil, pero tienes todo mi apoyo. ¡Cielos! Al fin voy a ser tío-En su rostro se reflejó una sonrisa sincera.
Luego de escuchar las palabras alentadoras de tu padre su hermana se quedó sorprendida y confundida, dentro de su pensamiento decía “No puedo entender esa inmensa bondad que ocupa tu corazón, es tan irreal. Pero me es muy favorable. No me queda de otra que recurrir a ti. Voy a aprovecharme de tu bondad” Pensaba mientras lo miraba detenidamente, sin que pase un segundo, más se desmorono en llanto en los brazos de su hermano.
-Hermana- Gracias. Mi hermanito no sé qué haría sin ti. Tu siempre tan bueno. Eres el mejor hermano que una puede soñar-Mencionaba conmocionada.
-Padre-No te preocupes. Yo hablare con mamá. Ahora debes ir a descansar, trata de no preocuparte piensa positivamente, todo saldrá bien. No es bueno para él bebe que te inquietes ¿Sí? Vamos te llevare a tu cuarto- Dijo entretanto se separaba del abrazo para llevarla con sumo cuidado a su habitación. Tras haber apaciguado aquel momento tu padre fue en busca de tu madre quien se encontraba en tu habitación con el pequeño y tú. Entrando al cuarto contemplo la hermosa escena donde tu madre y el pequeño hacían cosas graciosas para robarte sonrisas. Con una sublime faz se aproximó a ustedes para depositar un tierno beso en tus manitos, alejándose después con una cálida sonrisa poso su mirada en aquel pequeño.
-Padre- ¿Cómo te llamas pequeño?- Pregunto de forma afable.
-Pequeño- Soy Kyuhyun. Mucho gusto señor. Lamento haberme ocultado en su auto. Yo…-Antes de que el niño diga algo más, tu padre dijo.
-Padre- Está bien pequeño. Veo que te encuentras apenado por lo sucedido y me parece muy bien que sepas reconocer tus actos. Por eso estas sinceramente disculpado y más aun después de lo que hiciste por mi hijita. Jamás olvidare eso, tendrás nuestra gratitud por siempre. Y no estés triste pequeño, tus padres y tu pueden venir a visitarnos las veces que quieran, nuestras puertas siempre estarán abiertas para ustedes-Menciono contento.
-Kyuhyun-Señor ¡Muchas gracias!- Con gran sonrisa en su rostro, hizo una gran reverencia.
-Madre-Bueno Kyu. Vamos a comer. Te preparare un exquisito desayuno ¡Vamos!-Exclamo alegremente
-Kyuhyun-Señora. ¡Muchas gracias!- Se pronunció contento haciendo una reverencia de agradecimiento, siguiendo después a tu madre que lo llevaba hacia el comedor, entretanto que tu padre los acompañaba muy contento.
Mientras que tu mamá preparaba el desayuno tu padre los entretenía en el comedor. Al cabo de un rato sonó el timbre, esperando que sea la visita que aguardaban, tu padre fue a atender la puerta, tremenda sonrisa refleja al confirmar su sospecha cuando abrió la puerta, con cierta gentileza los invito a pasar Kyuhyun al ver a sus padres corrió a recibirlos con un abrazo.
-Kyuhyun- ¡Papá! ¡Mamá! Perdónenme-Concluyendo esas palabras rompió en llanto. Sus padres conmovidos acariciaron los cabellos de su pequeño hijo con ternura.
-Señora Choi- Mi hijito. Tranquilo. Está bien, lo importante es que te encontramos –Dijo emocionada.
-Señor Choi- Mi pequeño. Mi adorado hijo. Estas bien, estas bien. El tenerte de vuelta con nosotros nos ha devuelto la alegría. Creímos enloquecer cuando desapareciste. Pequeño no vuelvas a huir de casa. Si hay algo que te inquieta puedes hablarlo con nosotros, somos tus padres siempre haremos hasta lo imposible por hacerte feliz. Es en nosotros que puedes confiar-Comento con cierta calidez.
-Kyuhyun- Papá, mamá. No lo volveré hacer nunca más. Yo confiare en ustedes siempre. Los quiero ¡mucho!-Menciono aquello de todo corazón.
-Padre, Madre- Yo te quiero mucho más…-Dijeron conmocionados.
Entretanto se reencontraban, tu padre contigo en brazos contempla aquel momento con emoción. Mientras que tu madre contenta terminaba de poner la mesa. Luego de vivir ese mágico sentimiento los padres del pequeño saludaron cordialmente a tu madre. Sentándose después a la mesa comenzaron a compartir aquella deliciosa comida, además de compartir sonrisas, amor y felicidad. Ese día fue el inicio de una grandiosa historia llena de aventuras y alegrías sin fin.
*SEIS AÑOS DESPUES*
En una tranquila mañana el grito del despertador retumbo en la habitación, logrando despertar a tu madre quien salto alarmada de la cama al tiempo que daba pequeñas palmadas en el hombro de su esposo, haciendo que este apenas despegue las pestañas.
-Madre-¡Chinho! ¡Despierta! Vamos tienes que ir a trabajar. Es el primer día de clases de nuestra hijita-Exclamo en voz alta logrando a la vez que decía.
-Padre- ¡Cielos! Amor ¿Qué hora es? Iré a alistarme- Dicho esto corrió al baño para darse una ducha. A medida que tu papá se alistaba para ir al trabajo, tu madre corrió a tu recámara, entrando a esta se condujo hasta tu armario sacando ropa de ahí la deposito en tu cama, más luego se aproximó hacia ti dándote un beso en la frente hizo que despertaras, alejándose después dijo.
-Madre- Hijita vamos…Levántate, es tu primer día de clases, no debes llegar tarde-Dijo al ver que apenas abrias los ojos.
-Tú- Oh omma… lo olvide-Pronunciaste a bostezando.
-Madre- Ven voy a alistarte para que vayas. Vamos hija-Pronunció a la vez que deslizaba las frazadas a un costado de la cama. Obedeciendo a tu madre te levantaste de la cama conduciéndote a la regadera. Con la ayuda de tu madre por fin terminaste de alistarte. Mientras bajaban al comedor esperaban ver a tu padre sentado en una de las sillas junto a la mesa. Grande fue la sorpresa que se llevaron al ver puesto en la mesa un exquisito desayuno hecho por tu padre.Al presenciar ese gesto tu madre sonrió maravillada entretanto que decía.
-Madre- ¡Cielos! Amor eres grandioso….A…que linda sorpresa-Emocionada se cubrió las mejillas con las manos.
-Padre- Así las quería ver, lindas y con los ojitos brillosos. Ya vengan a comer que se hará tarde-Reflejando una grata sonrisa las invito a la mesa.
Una inmensa alegría había invadido tu corazón al ver que tu padre se había esmerado en preparar tu desayuno favorito, con una sonrisa en tu faz dijiste.
-Tú-¡Wooo! ¡Appa! ¡Que rico!-Gritando emocionada corriste a los brazos de tu padre, el cual cargándote entre sus fuertes brazos te obsequio un cálido beso en la frente, al término de ese beso una extraordinaria sonrisa se apodero de sus gestos faciales, más luego dijo ansioso.
-Padre- Ratona hoy quiero que sea una gran día para ti. Es tu primer día de clases-Comento feliz.
-Madre- Si mi vida. Hoy comienza una nueva aventura para ti. Debes aprender de corazón todo lo que te enseñen, también debes portarte bien con los maestros. Y lo mejor de todo es que conocerás muchos amiguitos de tu misma edad-Relato contenta mientras veía como tu padre te hacia sentar en una de las sillas del comedor.
-Tú- Si omma. Me portare muy bien y hare muchos amiguitos-Exclamaste entusiasmada.
Después de deleitarte con la exquisita comida te alistaste rápidamente para salir de tu casa rumbo a la escuela. Luego de salir de tu casa tu madre conmocionada te abrazo con desvelo al tiempo que decía con lágrimas en los ojos.
-Madre- No puedo creer que hoy sea tu primer día de clases. Los años han pasado volando, pareciera ayer cuando te sostuve por primera vez en mis brazos. Esfuérzate ¡mucho! Hijita-Pronunció con sumo cariño.
-Tú- ¡Sí! Omma. Así lo hare- Asentiste muy contenta.
-Madre- Bien. Entonces pasare a recogerte a la hora de salida. Vayan con cuidado-Dijo a la vez que se alejaba lentamente de aquel abrazo.
Tras haber llegado a la puerta de tu escuela en el auto de tu padre, salieron de este rápidamente conduciéndose a la puerta saludaron al portero con amabilidad. Junto con tu padre conociste los alrededores de tu escuela, quien te condujo hasta la puerta de entrada de tu salón de clases. Estando ahí se detuvo para luego inclinar su cuerpo y verte frente a frente con su mirada paternal diciendo a la vez.
-Padre- Bien ratona ya llegamos, justo a tiempo. Ahora quiero que entres y des lo mejor de ti cada día- Exclamo emocionado.
-Tú- ¿Dar lo mejor de mí? ¿Cómo hare eso appa?-Cuestionaste curiosa.
-Padre- Aprendiendo todo lo que te enseñen y haciendo muchos amiguitos-Menciono contento.
-Tú- A…ya entendí. Así lo hare appa- Asentiste entusiasmada.
-Padre-Así se habla ratona. Ve y diviértete. Te veré en la casa. Quiero que me cuentes a detalle cómo te fue-Dicho esto se impulsó retornando a su posición, se mostró sonriente viéndote entrar a tu salón. Cuando entraste a este observaste como los demás niños te miraban extrañados. Al poco rato entro el profesor dando por iniciada la clase. Después de divisar un asiento vacío te sentaste nerviosa en el primer asiento, viendo que ya todos estaban presentes en la clase el maestro dijo.
-Maestro- Bien niños hoy vamos a conocernos. Yo soy Kim Tae gyun su maestro. Durante todo el año voy a enseñarles todo lo que necesitan saber. Cualquier duda que tengan pueden preguntar sin miedo, quiero que en mis clases se despejen todas las dudas que tengan. Bien ahora quiero conocerlos, empecemos por la primera de esta fila. Vamos pasa al frente a presentarte-Ordeno de forma afable, en ese momento te sentiste nerviosa en extremo, impulsándote para pararte te encaminaste lentamente al frente de tus compañeros, estando ahí te diste cuenta como todos cuchicheaban sobre ti mirándote con desprecio. Ese instante tu corazón entristeció sintiéndote incomoda hablaste lo más rápido que pudiste.
-Tú- Buenos días maestro. Mi nombre es…(Tu nombre)-Dicho esto corriste como una bala a tu asiento. El maestro al darse cuenta de la situación se pronunció molesto a la clase.
-Maestro- ¡Silencio! ¿Cómo es posible? Que falta de educación. Es una falta de respeto a su compañera el ponerse a cuchichear cuando ella se está presentando aquí al frente. Menos cinco puntos a todos de castigo. No quiero que esto vuelva a ocurrir. ¿Entendido?-Pronuncio en un tono serio y autoritario, a lo que los niños asintieron preocupados diciendo- Si, maestro-Después de que todos los niños se dieran a conocer sonó el timbre de recreo. En ese momento todos los niños salieron a jugar al patio contentos, a lo que también tú saliste un tanto triste y desganada. El sentir el desprecio de los demás niños entristecía tu joven corazón, no podías comprender el porqué lo hacían. Mientras permanecías sentada en una banca del patio observando como los demás se divertían algo distrajo tu atención, eran dos niños que atrevidamente se pararon frente a ti al tiempo que decían.
-Niño 1-¿Dime por qué viniste aquí?-Pregunto curioso.
-Tú- Porque quiero aprender-Dijiste de forma afable.
-Niño 2- Tú no deberías estar aquí. Mi papá me dijo que a esta escuela solo vienen las familias de prestigio. Y tú no perteneces a nosotros-Pronuncio mirándote con fijes.
-Tú- ¿Por qué no pertenecería aquí? Dime para tu familia ¿Qué es una familia de prestigio?- Cuestionaste intrigada.
-Niño 2- No perteneces aquí porque eres diferente a nosotros. Tú eres negra, con el pelo igual de despeinado y chistoso que un payaso. Las familias de prestigio son las que tienen mucho dinero, visten elegante y son de piel blanca. ¿Dime tus padres no trabajan en un circo de payasos?-Dijo en tono burlesco. Tú al escucharlo te llenaste de rabia, jamás permitirías que alguien ofenda a tu familia, fue así que sin dudarlo con todas tus fuerzas empujaste a ese niño malcriado haciendo que cayera al suelo, el otro niño al ver ese acto defendió a su mejor amigo empujándote con fuerza al piso. Estando furioso el niño se levantó del piso con intenciones de golpearte, a medida que se aproximaba a ti sentiste miedo, estando tirada y lastimada en el suelo intentaste levantarte tratando de huir al ver que ellos quería rodearte. Cuando de pronto te sorprendiste al ver como los dos niños eran lanzados al suelo por aquella persona que no esperabas ver.
Continuara…
Por_Houl






Houl
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ
♀ Lector Aprendiz~ ♂ ツ

Mensajes : 32
Puntos : 48
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: POR SIEMPRE JUNTOS

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:50 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.